EmPeñados en reformar, estancados en gobernar

– Vigésimo tercer comunicado –

Durante su primer año de gobierno, Enrique Peña Nieto gobernó al país basado en un espejismo reformador: la idea central consistió en que lo único que hacía falta era una serie de reformas legales y que los resultados vendrían solos como consecuencia natural de dichas reformas. El espejismo, además, se ha ido reproduciendo a sí mismo: los medios respondían positivamente ante el anuncio de las reformas, lo que alimentaba el optimismo oficial y viceversa. Con los ojos cerrados parecíamos convencidos de que México eventualmente vería la luz.

Hoy, en Democracia Deliberada consideramos que este espejismo nos ha distraído de asuntos al menos tan importantes como las reformas mismas. Nos hemos olvidado de que las reformas legales no bastan para gobernar, que con reformas no se gestiona y que sin una buena gestión no es posible alcanzar los resultados buscados.

El problema es que a un año del regreso del PRI al gobierno federal, el discurso público se ha centrado en las múltiples reformas que se han aprobado, evitando discutir y evaluar los asuntos que más importan: la gestión del gobierno y sus consecuencias. “Los resultados vendrán”, “ya se hizo lo importante”, “la gestión es política y la eficacia ya se mostró”, se congratulan las élites. Se mira en las reformas un futuro prometedor, lleno de aciertos. Literalmente, las reformas son usadas como una fuga hacia adelante. En este contexto, discutir la gestión pareciera irrelevante pero no lo es. Y no lo es por, entre otras, las siguientes consideraciones:

Las reformas no reducirán la corrupción si no se da autonomía de los titulares de los órganos internos de control y si no se genera un enfoque preventivo y no puramente sancionatorio como prevé la ley. La reforma en materia de transparencia contiene estándares de calidad que, en principio, mejoran el acceso a la información pública. Sin embargo, esto es sólo en principio nada más. Pensar que las reformas son acciones es ilusionarse con espejismos. Este gobierno no ha investigado ni perseguido casos de corrupción de alto nivel excepto aquellos que son parte de su celo reformista. Sí, es cierto,  Elba Esther Gordillo está en la cárcel, pero ni siquiera se ha iniciado una investigación a Humberto Moreira. Sí, es cierto,  intervinieron las cuentas del SNTE, pero también de un dedazo confirmaron a Juan Díaz quien compartía la responsabilidad de las finanzas del SNTE como su Secretario General. De hecho, el único ex-gobernador seriamente investigado por actos de corrupción lo está siendo por el gobierno de su estado, Tabasco, mientras que la federación no muestra interés en castigar el mal uso del presupuesto federal, mucho menos si se trata de gobernadores de su propio partido. Este gobierno mantiene esa extraña fantasía en la que México es de los pocos países sin casos de corrupción de alto nivel.

Las reformas no reducirán la pobreza porque la política social se ha diseñado como una aglutinación de múltiples programas que tienen como objetivo combatir el hambre, sin que siquiera sepamos bien a bien cómo medirla, sin que conozcamos el padrón de beneficiarios y aún peor, habiendo asumido que el principal problema de México no es la desigualdad y la injusta distribución del ingreso sino una de sus peores consecuencias: el hambre. El seguro de desempleo y la tímidamente redistributiva reforma hacendaria no reducirán la pobreza. La supuesta pensión universal que aprobaron no lo es más que en nombre. ¿Dónde están los programas que  redistribuirán la riqueza, que repartirán el crecimiento y que harán de México un país de todos y no de unos cuantos? No los vemos en ninguna de las reformas aprobadas y de la gestión de la política social ya hemos expresado nuestras críticas. Tan sólo en lo que va del año, el Índice de Tendencia Laboral de Pobreza ha crecido en 3.6%.

Las reformas no harán crecer a la economía. La economía mexicana crecerá cuando más en 1.2% durante 2013, frente a un estimado de 3% de la economía mundial y un 2.7% de América Latina en su conjunto (FMI). El gobierno argumenta que este bajo crecimiento es consecuencia de la ausencia de reformas, evitando discutir uno de los detonantes más importantes de este bajo desempeño: el subejercicio fiscal. El subejercicio no se corrige con reformas. Es un problema de incapacidad administrativa. La ilusión reformista radica en creer que  las reformas todo lo solucionan, sin notar que ni la mejor reforma resiste una mala gestión pública.

Las reformas no mejoraron las condiciones y disponibilidad de trabajo.  A pesar de la reforma laboral, al tercer trimestre del 2013 se observó que la tasa de desocupación creció ligeramente con respecto a 2012 (de 5.1% a 5.2%), que la tasa de condiciones críticas de ocupación aumentó de 11.9 a 12.2% y que los trabajadores que perciben 2 salarios mínimos o menos crecieron de 50.7 a 51.6%. Es decir, que el desempleo aumentó y la calidad y remuneración de las condiciones laborales disminuyeron. La reforma laboral no trajo los beneficios prometidos: no hubo mayor creación de empleo ni una mejora en las condiciones laborales.

De reformas no se genera seguridad. Los homicidios ya no disminuyen a la tasa que lo hacían en 2011. La extorsión y el secuestro se han disparado. El gobierno federal ha sido incapaz de reorganizar las fuerzas policiacas como se comprometió en campaña. No se ha creado la Gendarmería Nacional y hasta la fecha hay problemas básicos de organización y mando en la Comisión Nacional de Seguridad. La seguridad no mejorará mientras no mejore el acceso a la justicia. Por ejemplo, hasta el día de hoy no pasan de un par los casos de desaparición y homicidio presentados por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad que han sido atendidos y resueltos por las autoridades. Michoacán es hoy lo que era en 2006, con el agregado de que la ausencia del estado ha creado las condiciones para que se creen grupos armados autónomos. Aunque es inevitable que el gobierno mantenga una relación con los llamados “grupos de autodefensa”, el esfuerzo que han hecho por darle legalidad a esta relación es insuficiente y tendría que atender la construcción de un camino más claro para superar la contradicción de combatir el crimen desde la ilegalidad.  

Las reformas no generarán un espacio urbano sustentable porque ni siquiera lo contemplan.  El Programa de Inversiones en Infraestructura de Transporte y Comunicaciones 2013-2018 se compromete a crear 76 proyectos de autopistas, carreteras e incluso autopistas urbanas, promoviendo el imperio del automóvil y la poca sustentabilidad de las ciudades. Lo cual se ha plasmado en el PEF 2014, donde el 86% de los recursos de movilidad urbana van dirigidos únicamente a obras enfocadas a los automovilistas, como el segundo piso La Marquesa-Toluca. Los nuevos lineamientos para subsidios de vivienda permitieron que todavía en 2013 se otorgarán subsidios a la construcción en áreas periféricas. Mientras la política de turismo, aunque establece una diversificación de los destinos, aún fomenta proyectos tipo enclave (como la terminación de los centros integralmente planeados de Marina Cozumel, Playa Espíritu o  Riviera Nayarit), sin mirar que el desarrollo sólo vendrá cuando se consideren a comunidades enteras. Aquí no hay falta de reformas, hay falta de visión y de diseño de buenas políticas públicas.

Por todo lo anterior  declaramos: Los que siguen hipnotizados por el espejismo reformador, los que usan el discurso de las reformas como una forma de evadir el presente, de evadir la responsabilidad sobre la administración pública realmente existente, los que se jactan de operar políticamente sin que ello suponga gobernar efectivamente, serán nuestros adversarios políticos.

Democracia Deliberada
Agrupación Política del PRD

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s