#VotoRazonado – Rubén Reséndiz

Cursaba yo la preparatoria cuando escuché hablar por primera vez de un tal Andrés Manuel López Obrador. En aquel entonces era Jefe de Gobierno y el desafuero estaba en pleno auge. El maestro que lo mencionó se llamaba Margarito y daba la clase sobre Historia Política de México. Entre tantas curvas que puede tomar una cátedra, de repente la nuestra giró justo hacia ese momento político que se vivía, del que todo el mundo hablaba y del que el profesor no dudó en nombrar como una “injusticia”. Por supuesto no recuerdo cómo se desarrolló la discusión pero sí tengo en la memoria, una vez terminada la clase, la imagen del profesor alejarse del aula y encaminarse rumbo a un modesto módulo de recaudación de firmas que se había instalado en los pasillos de la escuela –sin que yo me hubiera percatado–para mostrar su apoyo.

Poco tiempo después, Andrés Manuel se presentaría frente al Congreso para dar un discurso sobre el proceso que contra él se fraguaba. Recuerdo perfecto haberlo escuchado en la sala de cómputo de la escuela y dentro de varias cosas dichas, una aún la tengo presente: “Quienes impulsan el desafuero (…) son los que manejan el truco de llamar populismo o paternalismo a lo poco que se destina en beneficio de las mayorías, pero nombran fomento o rescate a lo mucho que se entrega a las minorías rapaces”. Desde ese momento, el político originario de Macuspana, Tabasco tendría mi atención.

Han pasado 13 años desde esa primera memoria. Estamos en el 2018 y Andrés Manuel se postula por 3ª ocasión a la Presidencia de México. Votaré por AMLO en unas horas. Convencido. No será la primera vez que lo haga. Varias personas me han preguntado los porqués de mi apoyo. Quienes me conocen, sabrán que me considero una persona de izquierda y, si bien no deseo ahondar sobre mi “izquierdocidad”, me dispongo a elaborar aunque de manera muy apretada las razones de mi voto.

  • Separar el poder económico del poder político, como pronunció Andrés Manuel durante un discurso en Tijuana, es una de las grandes batallas pendientes no sólo en México sino en la región latinoamericana y muy probablemente en el mundo. Que se pronuncie con todas sus letras lo hace real y asequible. Es reconocer el tamaño de la tarea que se tiene enfrente. Si nombrarlo reconoce su presencia, declararlo como la cuarta transformación dibuja las aspiraciones históricas que se tiene en mente.
  • Late en este país una deuda democrática. La elección del 2000 en donde Vicente Fox resultó ganador y que en no pocas veces he leído que varias plumas lo bautizan como “el nacimiento de la democracia”, en realidad fue un ejercicio de alternancia, jamás de alternativa. El statu quo prevaleció; no hubo un cambio en las reglas del juego político-sociales del país. Los de abajo siguieron siendo olvidados, los de arriba siguieron siendo recompensados. Se administró la transición, no más que eso. La alternancia fue una farsa, el gobierno una decepción y Fox un traidor a la democracia.
  • Votaré por AMLO por el gabinete. Gran parte del éxito que logra un gobierno se debe a su equipo de trabajo. La paridad de género en un gabinete presidencial debería ser una práctica común y a pesar de saber que debe convertirse en un deber-ser aún nos cuesta trabajo imaginarlo. AMLO ha dado el primer paso y si bien falta mucho camino por recorrer, el primer paso está dado. Habrá que asegurarnos que se convierta en el impulso y, a su vez, en la inercia para volverlo una práctica.
  • La amnistía. Esta idea ha sido debatida una y otra vez en varios espacios y mientras más la pienso, más me convence. Andrés Manuel ha tenido el tacto para entender que la lógica militarista no puede seguir. Llevamos más de 250 mil muertos en una lógica armamentista que, nos han hecho creer, sólo puede acabarse con más armas y más “poder de reacción”. Plantear un escenario en donde los rifles callen para reencontrarnos y construir un tejido mucho más humano, es sensato y correcto. No podemos seguir acribillándonos, desapareciéndonos, criminalizándonos. Perdón más no olvido es un llamado a la paz. Aspirar a una República Amorosa (campaña presidencial 2012) es un gesto político-humano.
  • “Por el bien de todos, primero los pobres” es un mensaje con unas raíces históricas enormes. Es el mismo llamado que hacía el Sub-comandante Marcos en el 94’ cuando cuestionaba la “modernidad” mientras se olvidaba a las comunidades indígenas, a los de abajo, a los constantemente olvidados. Votaré por AMLO porque comparto en términos generales su diagnóstico del país. Sin duda, puede mejorarse y claro que hay matices y ajustes por realizar pero lo comparto. ¿Cómo desechar la idea de voltear la mirada hacia atrás para procurar y acompañar a quienes se han quedado rezagados?

Siempre he pensado que la política y la moral deben sostener un matrimonio sólido. El uso del poder debe tener siempre en el bolsillo una brújula que le permita vislumbrar la ruta a tomar. El poder por el poder se pervierte con facilidad sino se tiene a la vista un faro de ideas sólidamente cimentadas las cuales vislumbrar en tiempos aciagos. Proponer pues una renovación moral –como lo ha hecho Andrés Manuel– no es otra cosa que supeditar la política a ideales y no viceversa.

En su discurso de cierre de campaña 2018 en el Estado Azteca, decidió hacer un homenaje a quienes han luchado antes que él, a quienes han pavimentado el camino que ahora él transita. Reconoce que está tocando a la puerta del poder sólo porque quienes estuvieron antes que él, pavimentaron el camino. Líderes sociales, colegas, mentores, maestros y amigos entrañables del pasado y del presente. Lo que sucederá el domingo (en unas horas) no puede ser entendido sin ellos, sin su lucha y su esfuerzo. Esto es gracias a ellos. Lo sabe. Aplaudo con emoción el ejercicio humilde.

Votaré por AMLO pues, porque genuinamente pienso que es la mejor opción para este país, para este momento, para estas circunstancias. Un viraje de rumbo es necesario. Cambio o no cambio, ésa es la decisión… y es bien sabido que se rebasa por la izquierda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s